El tratamiento por excelencia para tratar la ambliopía (ojo vago) y a veces el estrabismo, es el parche, oclusión total del ojo no vago.

Empezó a usarse en el siglo XVIII para forzar el ojo bueno y no se ha cambiado desde entonces. Durante más de 300 años, el parche se ha puesto para usarlo todo el día en el “ojo bueno” con el fin de forzar el uso del “ojo malo”. Son muchos los profesionales dedicados a la visión los que emplean habitualmente este anticuado tratamiento, lo utilizan como método principal y muchas veces como único tratamiento.

El fin de este tratamiento tenía como fundamento reforzar las conexiones entre el ojo con ambliopía y el cerebro, circunstancia que en principio parece tener sentido, sin embargo, un niño/a es mucho más que un globo ocular y llevar el parche todo el día es una tarea difícil de conseguir, aparte de que puede dañar al pequeño tanto en su desarrollo motor como emocional. Durante muchos años, el parche ha sido la única herramienta de trabajo disponible para tratar este tipo de problemas.

La optometría ha avanzado tanto que hoy en día, afortunadamente, ya las oclusiones totales con parche no son la única opción de tratamiento ni tampoco es la mejor opción para muchos niños/as.

Empezó a usarse en el siglo XVIII para forzar el ojo bueno y no se ha cambiado desde entonces. Durante más de 300 años, el parche se ha puesto para usarlo todo el día en el “ojo bueno” con el fin de forzar el uso del “ojo malo”. Son muchos los profesionales dedicados a la visión los que emplean habitualmente este anticuado tratamiento, lo utilizan como método principal y muchas veces como único tratamiento.

El fin de este tratamiento tenía como fundamento reforzar las conexiones entre el ojo con ambliopía y el cerebro, circunstancia que en principio parece tener sentido, sin embargo, un niño/a es mucho más que un globo ocular y llevar el parche todo el día es una tarea difícil de conseguir, aparte de que puede dañar al pequeño tanto en su desarrollo motor como emocional. Durante muchos años, el parche ha sido la única herramienta de trabajo disponible para tratar este tipo de problemas.

La optometría ha avanzado tanto que hoy en día, afortunadamente, ya las oclusiones totales con parche no son la única opción de tratamiento ni tampoco es la mejor opción para muchos niños/as.

ojo-vago-2

Desventajas Principales de la Oclusión Total

    • Reduce el rendimiento en la vida y la habilidad de aprendizaje.
    • Elimina la posibilidad de desarrollar la binocularidad.
    • Reduce el campo visual del niño.
    • Puede empeorar la apariencia estética de los ojos.
    • En muchos casos da lugar a visión doble.
    • Suele dañar la autoestima y la seguridad del niño.

En OPTICLASS CENTRO ÓPTICO ofrecemos tratamientos alternativos para evitar los efectos secundarios de la oclusión total.

Enviar un comentario