• ¿Qué hacer cuando los ojos escuecen y pican?
    La sequedad ocular constituye una de las causas más comunes por la que los ciudadanos visitan al optometrista y al oftalmólogo.

    La sequedad ocular es desagradable y puede llegar a ser dolorosa. Una de las causas posibles es la deficiencia de la humedad natural de los ojos, es decir, el organismo no produce el suficiente flujo lagrimal. Esto puede estar provocado por diversos factores medioambientales, enfermedades o algunos medicamentos.

    Los síntomas son escozor, picor y la sensación de tener diminutos granos de arena arañando las pupilas. Cada vez hay más gente que sufre de sequedad ocular.

    SEQUEDAD OCULAR O ALTERACIÓN DE LA HUMEDAD DEL OJO, ¿CÓMO OCURRE?

    La sequedad ocular puede tener su origen en múltiples factores, incluyendo causas medioambientales como la exposición a una luz solar muy intensa, la combustión de gases, el polen en el aire y el polvo, así como el trabajo frente a una pantalla de ordenador. Los conductores de vehículos descapotables y los ciclistas también suelen verse afectados por esta molestia ya que el viento suele irritar la conjuntiva. Del mismo modo, la sequedad ocular puede aparecer durante las vacaciones, ya que la mayoría de las piscinas de las zonas turísticas presentan un alto contenido en cloro, que provoca la irritación de la sensible conjuntiva del ojo.

    Sin embargo, la sequedad ocular también puede estar provocada por medicamentos, como antidepresivos o betabloqueantes. Asimismo, también afecta de manera muy frecuente a las mujeres menopáusicas, ya que los cambios hormonales pueden provocar la resecación del flujo lagrimal.

    Finalmente, los problemas de visión tratados de manera incorrecta pueden ser también una causa de la sequedad ocular, ya que los ojos se fatigan con más facilidad. Una revisión periódica de la vista realizada por un optometrista despejará las dudas con rapidez.

    ¿CÓMO SE PRODUCE EL PROCESO DE LUBRICACIÓN DE LOS OJOS?

    Para comprender mejor qué le sucede a sus ojos, vale la pena entender primero cómo trabajan. El flujo lagrimal es segregado por los conductos lagrimales y contiene cloruro de sodio, glucosa y proteína. Este se esparce a los ojos con cada parpadeo y produce una fina película lagrimal. Esta película cumple diversas funciones: impide la entrada de partículas extrañas y funciona como un lubricante, garantizando el deslizamiento de los párpados sobre los ojos. Además, el flujo lagrimal asegura que la córnea esté húmeda de manera uniforme y proporciona a los ojos oxígeno y sustancias nutritivas.

    Existen dos posibles razones por las cuales la película lagrimal no cubre completamente los ojos: que los conductos lagrimales no estén produciendo suficiente flujo, o que la composición del flujo presente problemas.

    Aunque el concepto de «sequedad ocular» se conozca ampliamente y se utilice de manera habitual, a día de hoy, los profesionales de la visión prefieren hablar de una alteración de la humedad ocular.

    Para ambos problemas, las llamadas «lágrimas artificiales» junto con los complementos alimenticios específicos, son la mejor solución y se adquieren en establecimientos sanitarios de óptica. Las lágrimas artificiales se presentan en forma de gotas o gel y funcionan como un sustituto de las lágrimas, estas deben aplicarse directamente a los ojos. Los complementos alimenticios están compuesto por ingredientes antioxidantes (ácido α-lipoico y ácido g-linolénico), vitaminas (E y C), zinc y una alta concentración de ácidos grasos esenciales cuya especial formulación está destinada a proporcionar al paciente, como principales beneficios, una acción protectora frente a la inflamación de la superficie ocular, que es la clave del mecanismo de la sequedad ocular; y por otro lado, contiene un alto poder antioxidante que incrementa significativamente la estabilidad del film lagrimal. Uno de los más eficaces complementos alimenticios recibe el nombre comercial de LAGAD LACRIMA® y se presenta en un envase de 60 unidades.

    PREVENIR PUEDE AYUDAR

    Cada uno de nosotros puede llevar a cabo ciertas acciones con el fin de proteger nuestros ojos. Es importante asegurarse de que haya suficiente luz mientras se lee, pero es igual de importante evitar la luz brillante o el deslumbramiento. Configure la pantalla de su ordenador de manera que el brillo no esté demasiado alto y nunca por encima del contraste. Cuando realice una actividad de fijación en visión próxima, relaje la vista la vista mirando al infinito 2 minutos cada 30-45 minutos de tarea. Durante una posible exposición al viento o a una luz deslumbrante, asegúrese de llevar gafas o gafas de sol de alta calidad para proteger sus ojos.

    Si quieres ampliar información consulta en nuestra sección productos en: humectantes y lubricantes y en complementos alimenticios

    Deja un comentario →

Deja un comentario

Cancel reply