• ¿Por qué me pones un parche en el ojo?

    El tratamiento por excelencia para tratar la ambliopía (ojo vago) y a veces el estrabismo, es el parche, oclusión total del ojo no vago.

    Empezó a usarse en el siglo XVIII para forzar el ojo bueno y no se ha cambiado desde entonces. Durante más de 300 años, el parche se ha puesto para usarlo todo el día en el “ojo bueno” con el fin de forzar el uso del “ojo malo”. Son muchos los profesionales dedicados a la visión los que emplean habitualmente este anticuado tratamiento, lo utilizan como método principal y muchas veces como único tratamiento.

    El fin de este tratamiento tenía como fundamento reforzar las conexiones entre el ojo con ambliopía y el cerebro, circunstancia que en principio parece tener sentido, sin embargo, un niño/a es mucho más que un globo ocular y llevar el parche todo el día es una tarea difícil de conseguir, aparte de que puede dañar al pequeño tanto en su desarrollo motor como emocional. Durante muchos años, el parche ha sido la única herramienta de trabajo disponible para tratar este tipo de problemas.

    La optometría ha avanzado tanto que hoy en día, afortunadamente, ya las oclusiones totales con parche no son la única opción de tratamiento ni tampoco es la mejor opción para muchos niños/as.

    ojo-vago-2

    DESVENTAJAS PRINCIPALES DE LA OCLUSIÓN TOTAL

    1. Reduce el rendimiento en la vida y la habilidad de aprendizaje.
    2. Elimina la posibilidad de desarrollar la binocularidad.
    3. Reduce el campo visual del niño.
    4. Puede empeorar la apariencia estética de los ojos.
    5. En muchos casos da lugar a visión doble.
    6. Suele dañar la autoestima y la seguridad del niño.

    En OPTICLASS CENTRO ÓPTICO ofrecemos tratamientos alternativos para evitar los efectos secundarios de la oclusión total.

    Deja un comentario →
  • Posted by Ana on 9 julio, 2017, 11:18 PM

    A mi hija de cuatro años recién cumplidos la han puesto hace diez días gafas y parche. Falló el test de la revisión en el pediatra y la mandaron al oculista. Tiene cuatro dioptrías y media de miopía y una y media de astigmatismo en el ojo derecho, curiosamente en el izquierdo sólo tiene una y media de hipermetropía que dicen que se le corrige con la edad, no la han puesto nada de aumento en ese cristal. Tiene que llevar las gafas siempre y el ojo tapado de continuo hasta septiembre, hasta cuando duerme y mientras se baña en la piscina. A mi marido y a mí nos extraña que a pesar de llevar las gafas puestas la niña siempre lleva el ojo medio entrecerrado, como forzando la vista, sobre todo cuando tiene que ver algo que está lejos, de cerca se arregla bien pero de lejos nos da la impresión de que no ve mucho, por ejemplo le señalas cosas o gente cuando vamos de paseo y le cuesta reconocerlas hasta que no las tiene encima. Sin gafas no quiere estar, se las hemos intentado quitar para bañarse en la piscina y no quiere, dice que no ve, aunque hace dos semanas no llevaba gafas y parecía ver perfectamente. Para ver la tele se sienta muy cerca también y con el ojo entrecerrado. Hemos ido a la óptica, la han mirado y dicen que el cristal que lleva es el correcto, así que no sabemos qué puede fallar. ¿Deberíamos pedir una segunda opinión?

    Contestar →
    • Posted by Opticlass on 30 julio, 2017, 6:29 PM
      in reply to Ana

      Hola Ana,
      Por nuestra experiencia como Optometristas comportamentales te aconsejamos que valores también la opinión de un Optometrista que sea experto en terapia visual, si decides que seamos nosotras, solo tienes que llamarnos y pedirnos una cita, estaremos encantadas de veros a tu hija y a ti. 91 614 27 21
      Muchas gracias por la confianza.
      Saludos,
      Chelo García Parra.

      Contestar →

Deja un comentario

Cancel reply